Cd. de México, México (30 septiembre 2013).- Viviendas en terrenos ubicados a menos de 250 metros de cauces de ríos o en las faldas de los cerros con inestabilidad alta formarán parte del censo para llevar cabo una reubicación.

Y es que, luego del paso de los desastres naturales «Ingrid» y «Manuel», sólo se permitirá la construcción en zonas aprobadas por Protección Civil, anunció a través de un comunicado la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Aunque aún no dan fechas de inicio para este censo, la dependencia destacó que el programa será de perfil permanente.

Con cifras preliminares, señaló que, por ejemplo, en Durango son 400 familias las que deberán ser reubicadas, en Lázaro Cárdenas, Michoacán, otras 400 familias y Oaxaca suman hasta el momento 139 familias.

«(El Gobierno) aplicará los lineamientos del Atlas de Riesgos para evitar asentamientos humanos, industriales o turísticos en lugares no aptos para ello», refirió el documento.

«Para cumplir dichos lineamientos, este año se creó un Registro Nacional de Reservas en el que se reporta la ubicación de la tierra en la que se planea construir, toda vez que antes de esto los empresarios únicamente informaban de los desarrollos que construirían mediante el Registro Único de Vivienda».