El material tiene una resistencia de hasta 450 kilogramos, aunque es seis veces más caro que el concreto
Nallely Ortigoza
Cd. de México, México (27 febrero 2012).- El escultor Carlos Fernández creó un material llamado Masaroca, similar a la plastilina, pero que resulta más resistente que el concreto tradicional y es impermeable, asegura su creador.

Mientras algunos concretos ofrecen una resistencia por centímetro cuadrado de entre 150 y 300 kilogramos, en el caso de Masaroca la resistencia es de hasta 450 kilos.

«El concreto tradicional tiene problemas de fisuras, pero Masaroca no se fisura porque no tiene contracción y es impermeable», explicó Fabricio Castillo, director general de Masaroca en México.

El material fue creado para realizar esculturas, pero debido a sus características se implementó en la construcción, señaló Carlos Carsolio, socio de la empresa Masaroca, durante una conferencia de prensa para lanzar el producto.

El material resulta seis veces más caro que el concreto, pero es impermeable, por lo que tiene una mayor duración, dijo Castillo.

Puede usarse para construir, restaurar e impermeabilizar, señaló Carsolio.

La empresa se encargó de la restauración de los muelles de Pajaritos para Pemex, con lo que la paraestatal invirtió en rehabilitarlos el uno por ciento del costo de su demolición, informó Carsolio.

De acuerdo con cálculos de la empresa, una vivienda de 40 metros cuadrados puede construirse con este material por un costo de 60 mil pesos.

En Veracruz, se construyó un puente vehicular con este material por un millón y medio de pesos, un tercio del costo que hubiera requerido si se hubiera realizado con concreto, dijo el socio.

Recientemente, la empresa lanzó al mercado una caja para uso casero que contiene 2 kilos del producto para realizar restauraciones en viviendas, como resanar paredes. El costo de esta presentación es de entre 80 y 90 pesos.

Masaroca está patentando en 100 países, actualmente está protegido en México, Estados Unidos, Cuba y Sudáfrica, aseguró Fernández.

La empresa cuenta con una planta en Cuernavaca con una capacidad instalada de 12 mil toneladas anuales y se espera que la demanda al año ascienda a entre 4 mil y 5 mil toneladas.