Monterrey, México (26 julio 2012).- Dos golpes, uno en precios y otro en inversiones, recibirá el sector vivienda a raíz del fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de gravar con el IVA instalaciones de cocinas, ventanas y tuberías.

Uno es el incremento de aproximadamente 7 por ciento global en el precio de la vivienda, el cual se observará en este 2012, dijo Víctor Salazar, director del Cluster de Vivienda de Nuevo León.

Explicó que al actual inventario de casas se le va a incorporar equipamiento cuando al cliente se le aprueba el crédito, por lo que se le tendrá que trasladar el impacto de la nueva disposición fiscal.

Y ese impacto será diferenciado por cajón de vivienda.

«No podemos hablar de un mismo impacto en la vivienda social a una vivienda media o residencial, donde la capacidad de pago de los derechohabientes es diferente, y puede absorber, en algunas ocasiones, incrementos en precios de la vivienda, pero en la de interés social es diferente», señaló.

La mayor parte de edificación de casas se da en el segmento de interés social y es a quienes se les da el mayor equipamiento al momento de la entrega de la propiedad, recordó Salazar.

Afirmó que a pesar del impacto, el tren de vivienda va a continuar su ritmo programado para este 2012, y con ello el flujo de inversiones seguirá generándose.

«Esto (la nueva disposición fiscal) no va a detener (la construcción), ya se tiene un inventario e inicios de obra, y esto tiene que seguir», indicó.

Sin embargo, el directivo adelantó que el segundo golpe se daría en el flujo de inversiones pero del año 2013.

«Ya en el 2013 será otro tema, otras proyecciones de inversiones, ya que las que se tenían previstas se van a revaluar», indicó.

El directivo adelantó que la semana entrante buscarán acordar una mesa de diálogo con el equipo de Enrique Peña Nieto para posteriormente elaborar una propuesta encaminada a encontrar un mecanismo que les permita mitigar el impacto de la nueva medida tributaria.