Monterrey, México (01 febrero 2012).- Si no eres asalariado y quieres comprar una casa, no te preocupes porque existe una producto diseñado para ti.

Actualmente más del 90 por ciento de los créditos que otorga la Banca van dirigidos a los asalariados.

Ante este panorama, la Sociedad Hipotecaria Federal, SHF, creó un programa para que las personas no afiliadas al Infonavit o Fovissste accedan a un crédito para adquisición de vivienda.

Estos esquemas están disponibles en Sofoles y Bancos, los cuales son fondeados con recursos de la SHF.

El programa denominado Crediferente permite contratar un crédito para adquisición de vivienda nueva o usada con plazos que pueden de ser de 5, 10, 15, 20 y hasta 25 años.
El enganche mínimo que se debe aportar es del 10 por ciento del valor de la vivienda.

El monto máximo de crédito depende de tu capacidad de pago hasta un tope de un millón de pesos.

Si no tienes ingresos por comprobar, puedes ahorrar durante los seis meses previos a la compra de la vivienda de manera ininterrumpida.

La cantidad sería equivalente al monto de la mensualidad del crédito que deseas contratar.

«El monto acumulado puede ser utilizado como enganche y los depósitos deben ser realizados en una cuenta de inversiones, ahorro o cheques a nombre del futuro acreditado o co-acreditado», señala la SHF.

Puedes firmar un contrato de renta con opción a compra del inmueble que deseas adquirir.

Bajo este esquema deberás pagar puntualmente la renta durante un periodo mínimo de 6 meses.
El monto de la renta pagada deberá ser igual o mayor a la mensualidad del crédito que deseas contratar.

«Para este programa, es importante que exista un contrato de «renta con opción a compra» o un contrato de «promesa de compraventa» así como recibos de pago de renta», precisa la SHF.

La tercera opción consiste en demostrar tu capacidad de pago al comprobar, vía estados de cuenta, que has pagado de manera puntual, y sin retrasos, créditos con mensualidades similares a la que pagarías con el crédito para adquisición de vivienda que deseas contratar.

En un cuarto esquema la persona puede comprobar su capacidad de pago demostrando que ha pagado de manera cumplida la renta del inmueble que habita.

«Es indispensable que exista un contrato de arrendamiento y que presentes recibos de pago de la renta», indica la SHF